A dos años de la ley de facturación electrónica en Chile

A fines de enero se cumplen dos años desde que fuera publicada en el Diario Oficial, la ley que establece el uso obligatorio de la factura electrónica en Chile. Desde entonces, y en forma paulatina, fueron incorporándose diversas compañías a la obligatoriedad, siendo las primeras en hacerlo –noviembre de 2014-, las de gran tamaño y cuyos ingresos anuales fuesen mayores a 100.000 UF.

Luego, ha venido un plazo mayor que aun no ha vencido para las pymes y micropymes urbanas y rurales para que se ajusten a la facturación electrónica. En agosto de este año, deberán hacerlo las pymes urbanas con ingresos mayores a 2.400 UF. Como consecuencia de esta ley, al cabo de 36 meses, todas las empresas facturarán en forma electrónica, lo que significará la incorporación a este medio digital de aproximadamente 500 mil contribuyentes.

Este sistema representa una gran oportunidad para todo tipo de empresas, ya que, sin importar su tamaño, mejora la rapidez y confiabilidad de su proceso de facturación; elimina el riesgo de pérdida de documentos; permite almacenar documentos tributarios electrónicos digitalmente, y exime de la obligación de timbrar las facturas y otros documentos tributarios en las oficinas del SII. Además, tal como ha resaltado Signature South Consulting en forma permanente, ejecutar esta acción permite un mejor financiamiento al poder optar al factoring electrónico, bajo excelentes condiciones. Gracias a todas estas ventajas, la factura electrónica permite ahorrar tiempo y dinero, y, además, fortalecer la imagen de credibilidad y transparencia de las empresas que la utilizan.

Login to your Account