Entró en vigencia facturación electrónica para microempresas urbanas y pymes rurales

Después de dos años y medio desde que entró en vigencia la Ley 20.727 para el ingreso gradual de las empresas al sistema de facturación electrónica, el 1º de febrero comenzó a regir esta modalidad para las microempresas urbanas y pymes rurales, que suman alrededor de 120 mil en el país.

De esa cifra, hasta el viernes 27 de enero, cerca del 20% (casi 27 mil) no había cumplido esta obligación que rige para todas las pymes urbanas que facturan entre 2.400 UF y menos de 100.000 UF anuales, esto es, entre $ 62.739.960 y $ 2.6141.165, según el SII.

Los documentos que deben emitir en formato electrónico son las facturas (exentas o afectas), facturas de compra, liquidación factura, nota de débito y nota de crédito. Con esto se deja atrás la emisión de los documentos tributarios en papel autorizados previamente por este Servicio y deberán inutilizarlos.

Ahora sólo resta que se integren al sistema de facturación electrónica las micropymes rurales (que tienen plazo hasta el 31 de febrero de 2017). Las grandes empresas, cuyos ingresos anuales por ventas y servicios superan las 100.000 UF, se incorporaron el 1 de noviembre de 2014.

.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login to your Account